¿Qué edad tienes?

Tengo los añosqué mi latir anhela.

Qué osada tu pregunta , la verdad que ni yo mismo sé.

Solo sé que tengo los años que mi latir siente, por momentos 5, en otros 50 y quizás más.

La verdad que no me identifico con un número,soy mucho más que eso.

Soy el resultado de mis batallas ganadas, de las lecciones que me dejaron las que perdí.

Soy infierno y paraíso, roble y álamo, escombro y oasis, soy lo que mis días necesitan.

Soy barro moldeado con las aguas de mis ríos salados,  mezclado con los árboles agrestes de mi selva del dolor y con las hojarascas de mi pasado.

Soy recuerdos solapados que se abren en las noches, para dejar drenar las corrientes rojas que queman mí piel, porque todavía no he logrado perdonar el ayer.

Soy tantas cosas y al mismo tiempo una sola…

Una vida sin vivir, es un morir en cada amanecer.

Soy vuelo libre que sobrevuela mis campos sembrados de esperanza, olivo madurado bajo el rayo de mí amor incondicional, ramo de calas que se abre al despuntar el día para dejarse sorprender por las jugadas del destino.

Soy la que atesora las gemas más bellas que la vida me obsequio y le dan brillo y motivo a mi existir.

No sé si todo esto responde tu pregunta, es lo que yo te puedo responder en parte, ya que mi vida es un renacer en cada amanecer.

Es libertad  embriagada de ilusiones, de infinitos colores que anhelan dejar una huella, por si alguien quiere compartir mi vuelo.

¿Qué me dices tú?

¿Cómo vivir en el presente?

qqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqq

 

Pasamos gran parte de nuestro día  navegando entre el ayer, el mañana y los miedos.

Cada día que pasa se hace más grande la mochila que cargamos  en la espalda y por consecuencia vivimos en una ansiedad continua, olvidándonos de vivir en el presente.

Solamente cuando el cuerpo comienza a pasarnos facturas, nos detenemos un momento, pero muy breve para reflexionar sobre nuestras vidas.

Es hora de dejar a la orilla del camino todos eso  hábitos nocivos que deterioran el organismo y tomar conciencia de cada acto que realizamos, para comenzar a liberarnos de esas viejas mochilas que cargamos desde hace años.

Sé que no es una tarea fácil de emprender, pero sí se puede con perseverancia y mucho amor hacia uno mismo.

Vístete cada día con los colores del hoy y abraza la vida

Cuando comenzamos a vivir en el presente consciente, hasta en la misma rutina encontramos belleza.

Nos sentimos livianos, estamos más concentrados en lo que hacemos y por supuesto de un mejor humor.

Sin contar todo el bien que le hacemos al sistema inmunológico, al controlar nuestras emociones y además estamos convirtiéndonos en personas más longevas.

Aqui y ahora

No esperes a que tu salud física o mental se deteriore, aprende a controlar tus pensamientos y liberate de todas las murallas que hay en tu mente.

Tú dirás, ¿quién eres  tú para decirme todo esto?

Yo soy alguien que padeció de crisis de pánico y tuve que replantearme la vida, si quería seguir avanzando y librarme de esos benditos ataques.

Sí benditos, ya que gracias a ellos aprendí a ver la vida desde otra perspectiva y comencé a realizar todo aquello que venía postergando, hoy solamente abrazo el presente y construyo tranquila pero sin pausa el futuro que anhelo.

¿Tú vives en consciencia plena?